Cotizar

Transformando el liderazgo y el bienestar desde el corazón

27 octubre, 2023

El tema que queremos compartir con usted el día de hoy es como transformar el liderazgo y el bienestar desde el corazón.  Tenemos la idea que el cerebro, el buen razonamiento y las decisiones que tomamos son el éxito o buena parte de este en nuestra vida. Sin embargo, hemos dejado por un lado el corazón, ¡si! el corazón. Científicamente está comprobado que el corazón físico está conectado con el corazón emocional. El corazón emocional también está influenciado por nuestras conexiones sociales y espirituales, lo que nos lleva a ser compasivos y empáticos y practicando la compasión y empatía llegamos a generar un sentido de confianza, seguridad y pertenencia en los equipos dando como resultado que estos son mucho más eficientes, lo que aumenta la productividad y las ganancias en una organización. Por lo anterior queremos compartir el siguiente artículo que explica como la investigación del Dr. Jonathan Fisher de Charlotte, Carolina del Norte ha determinado que con poner en práctica algunos temas podemos llegar a ser líderes transformadores.

En el About my Brain Institute, nuestra creencia fundamental ha sido que «mejores cerebros crean mejores líderes». Sin embargo, vale la pena explorar la noción de que un «mejor corazón» podría ser el factor crucial para nutrir a líderes excepcionales.

El menor de siete hermanos en un mundo de ciencia y medicina

Como el menor de siete hermanos, los padres del Dr. Fisher enseñaron a sus hijos a honrar y respetar la ciencia. Su padre era un ingeniero químico que se convirtió en el médico de la ciudad de Nueva Jersey. Su madre era física nuclear en la década de 1950, un esfuerzo inusual para las mujeres en ese período de tiempo.

Con el tiempo, cada uno de sus hermanos siguió los pasos de sus padres y encontró carreras en las ciencias. Enamorado de la física y la biología, Jonathan sintió que practicar la medicina le permitiría ayudar a los demás. La cardiología, específicamente, le permitió utilizar sus conocimientos de física e hidromecánica para apoyar mejor a los pacientes.

En su trabajo, se dio cuenta de que muchos de nosotros no tratamos a nuestros corazones con amabilidad. Es posible que no hagamos suficiente ejercicio (o que no lo hagamos en absoluto), que no comamos los mejores alimentos, que fumemos cigarrillos o que consumamos demasiado alcohol. Entre la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial, tenemos una gran crisis sanitaria.

Las enfermedades cardíacas son ahora la principal causa de muerte de hombres y mujeres en todo el mundo. Jonathan siente que esto está sucediendo porque estamos fuera de conexión con nuestros corazones, con nuestros corazones físicos.

No basta con cuidar el corazón físico con el sueño, la nutrición y el ejercicio adecuados. Tenía muchos pacientes que hacían todas estas cosas, pero aun así llegaban con ataques cardíacos. Entonces, ¿qué estaba pasando?

La conexión entre el corazón físico y el corazón emocional

Finalmente, entendió lo que la gente se ha dado cuenta durante miles de años. El corazón físico está conectado con el corazón emocional. El corazón emocional también está influenciado por nuestras conexiones sociales y espirituales.

En su libro, «Just One Heart», habla de un nuevo enfoque holístico para sanar nuestros corazones, tanto física como emocionalmente. La cardiología ha avanzado mucho en los últimos años. Las válvulas se reemplazan comúnmente. La cirugía invasiva a corazón abierto no siempre es la respuesta, ya que las opciones mínimamente invasivas son ahora estándar.

Faltan algunos de los aspectos básicos: empatía y compasión

Sin embargo, cuando consideramos solo el corazón físico, descuidamos el corazón emocional. ¿Por qué no enfatizamos la empatía y la compasión y priorizamos nuestras relaciones sociales? ¿Por qué se pasan por alto tan a menudo los aspectos emocionales de este órgano milagroso?

Tenía muchas preguntas para Jonathan durante nuestra conversación. Todos los corazones tienen neuronas, pero ¿ha habido alguna vez un análisis de la diferencia entre las personas compasivas y las que no lo son? ¿Hay alguna diferencia en el número de neuronas, o las conexiones entre el corazón y el cerebro son diferentes en las personas que son más o menos compasivas y empáticas?

Jonathan respondió a mis preguntas con sinceridad. Admitió que, si bien la investigación ha progresado mucho, todavía hay mucho que no sabemos. El corazón tiene células nerviosas, pero también las tienen todas las partes de nuestro cuerpo. Estas células nerviosas crean conciencia a medida que los mensajes se transmiten de un lado a otro entre el cuerpo y la mente.

¿Las personas compasivas tienen corazones diferentes?

La respuesta a esta pregunta fue sí, en el sentido metafórico emocional. Las personas que son más compasivas tienden a ver menos separación entre ellos y los demás. Tienden a tener un mayor sentido de pertenencia con la naturaleza, y tienden a tener una preocupación primordial y general por el bienestar de otras personas.

Según la neurociencia, las personas que son más empáticas y compasivas tienen cerebros diferentes. Este tipo de cerebros se comunican con sus corazones de diferentes maneras. Si alguien es más temeroso, evitativo y menos preocupado por los demás, su amígdala (responsable de luchar o huir) puede estar más activa.

Si alguien es más empático con los demás, la corteza insular anterior tiende a estar más desarrollada o más activa, dependiendo de las exploraciones utilizadas. Se han estudiado personas más compasivas, como el monje budista Matthieu Ricard, apodado «el hombre más feliz del mundo».

El comportamiento cerebral en personas como esta es diferente. La corteza prefrontal izquierda es más activa cuando las personas ejercen empatía y compasión, a diferencia de las partes más primarias del cerebro, como la amígdala, cuando las personas se sienten desconectadas.

La conexión entre el corazón y el cerebro

Hay muchas autopistas diferentes de información entre el corazón y el cerebro. Se utilizan señales nerviosas, sustancias químicas en el cuerpo o energía emocional en un momento. Por ejemplo, si los latidos de nuestro corazón se aceleran, somos conscientes de esto en el cerebro y podemos desarrollar algo de ansiedad o emoción a medida que procesamos lo que está sucediendo.

Usamos esta información para crear una historia entorno a lo que está sucediendo dentro de nosotros. Un líder cuyo corazón late más rápido puede contar una historia de nerviosismo, miedo o ansiedad. La frecuencia cardíaca rápida continuará siendo rápida, perpetuada por las señales del cerebro. La amígdala está a toda marcha, lo que hace que esos sentimientos negativos sigan llegando.

Otro líder puede interpretar los latidos más rápidos del corazón como emoción y disposición para liderar a otros. En este caso, el cerebro no se detiene en los aspectos negativos y el corazón se calmará. La amígdala está tranquila a medida que las otras partes del cerebro toman el control.

Las emociones son contagiosas

Como líder, debemos darnos cuenta de que las emociones son contagiosas. Esto es muy fácil de ver en una variedad de entornos. Los líderes que están nerviosos y agitados son fáciles de detectar por las personas que los rodean. La ansiedad se extenderá, ya que la gente puede preguntarse por qué el líder se comporta de esa manera. Sus propios latidos del corazón pueden acelerarse y pueden comenzar a imaginar los peores escenarios en sus mentes.

Cuando los líderes están de buen humor y exudan energía y emociones positivas, la gente tiende a seguirlos. Adoptar una sensación de calma (y no solo fingir) crea una conexión con otras personas. Esto apoya una mentalidad de crecimiento y la idea de que las cosas estarán bien.

Esta sensación de firmeza y calma es contagiosa y puede propagarse exactamente como las emociones negativas. En lugar de hacer que las personas tengan miedo y ansiedad, podemos promover una sensación de calma y disposición para enfrentar los desafíos que puedan surgir en el futuro.

Cuando trabajamos juntos, hay muchas dinámicas en la mezcla. Las personalidades, los objetivos y la moral, la ideología de la empresa y otros factores son factores dentro de un equipo típico. ¿Qué separa a los «buenos» equipos del resto?

Los equipos que funcionan mejor tienen un sentido de interconexión y confianza, en lugar de secretismo y miedo. Un gran estudio realizado por Google descubrió que los equipos de alto rendimiento no se basaban realmente en las cualificaciones de los miembros, sino en si eran amables entre sí.

Sin embargo, no siempre es fácil ser amable

Jonathan habló con franqueza en nuestra entrevista sobre cómo no siempre es la persona más agradable. A veces se enoja con sus seres queridos, puede ser corto con sus colegas y lucha por ser más amable.

Y la verdad es que muchas personas luchan con esto. Cree que hay una explicación arraigada en la psicología evolutiva. Los seres humanos hemos evolucionado a lo largo de millones de años, y aunque queremos ser amables, también competimos entre nosotros por la supervivencia.

No podemos apagar el interruptor que nos dice que estemos atentos al peligro. A veces estos mensajes pueden salvarnos la vida y, a veces, nos hacen reaccionar de forma exagerada.  Pero ¿podemos elegir apoyarnos en las partes más elevadas de nuestra naturaleza humana, las cualidades centradas en el corazón de la bondad, la empatía, la compasión, el altruismo y el perdón?

¿O vivimos en el mundo más fácil y primario de la evasión, el miedo y la competencia? ¿Cómo podemos crear una sociedad más amable y compasiva si tenemos estos dos impulsos?

Desarrollar la metacognición y darse cuenta de sus pensamientos en el momento

Cuando desarrollamos nuestra metacognición, notamos pensamientos y emociones en el momento. Entendemos lo que estamos pensando y podemos examinar por qué nos sentimos así. Cuando podemos desprendernos de las respuestas primarias, estamos mejor preparados para aportar amabilidad y empatía a la situación.

La meditación es una forma de entrenar al cerebro para escapar de la reactividad a la reflexión. Nuestras reacciones primarias siempre han tenido la intención de protegernos, pero en el mundo moderno, no tenemos las mismas preocupaciones que nuestros antepasados, por lo que muchos de nosotros reaccionamos de forma exagerada. No necesitamos protección; Necesitamos un momento para procesar nuestras emociones en lugar de arremeter contra ellas.

Dado nuestro conocimiento actual de la neurociencia, ¿cómo podemos crear un mundo más amable y compasivo? Es probable que la respuesta dependa de la persona.

¿La compasión en el mundo de los negocios?

Algunas personas son naturalmente más compasivas. Tienen el tipo de personalidad que cuida de los demás. Sin embargo, tenemos una cierta forma de hacer las cosas en el mundo de los negocios. El propósito de los negocios es ganar dinero y servir a las partes interesadas.

Este punto de vista no aborda las necesidades de la mayoría de las personas que realmente están trabajando. Este punto de vista es para las partes interesadas en la cima. Cuando las empresas son súper competitivas desde dentro, la gente no puede ser compasiva. Cuando la supervivencia está en juego, la mayoría de las personas se protegen a sí mismas primero.

Las personas que priorizan el dinero y el poder no suelen describirse como empáticas o amables. Si bien este tipo de existencia puede atraer a un cierto tipo de personalidad, la mayoría de las personas no quieren vivir de esta manera (o trabajar para personas así).

¿Es posible ser un líder compasivo y exitoso? ¡Claro! Sin embargo, significa cambiar la forma en que tradicionalmente hacemos negocios, algo a lo que muchas organizaciones pueden resistirse. Sin embargo, la ciencia nos muestra que cuando somos más amables, estamos más sanos.

Las personas más amables y compasivas sufren menos ataques cardíacos y casos menos frecuentes de presión arterial alta y diabetes. Cuando estamos menos estresados, podemos estar más conectados con los demás. ¿No es este el tipo de sociedad en la que queremos vivir?

Dedicar tiempo a los demás mejora tu propia vida

Cuando estamos muy estresados, es posible que no prioricemos el tiempo con los demás. Estamos demasiado ocupados con todo en nuestro trabajo o en nuestras vidas, y no hay tiempo para nada más. En lugar de saltar directamente a la reunión, ¿por qué no tomarse un momento para preguntar sobre la vida de los demás? ¿Por qué no tener una idea de cómo van sus vidas?

Si bien muchos podrían decir que de ninguna manera, esto es una pérdida de tiempo y dinero, la investigación ha demostrado lo contrario. Cuando los equipos tienen un sentido de confianza, seguridad y pertenencia, son mucho más eficientes, lo que aumenta la productividad y las ganancias.

Esta es la razón por la que la formación en liderazgo es tan importante. ¿Por qué no maximizar los beneficios y la productividad y, al mismo tiempo, apoyar a los equipos sanos y felices? ¿No es la mejora del bienestar un objetivo digno para cualquier organización?

Abordar el bienestar de manera holística

Jonathan habló con cincuenta expertos para recopilar investigaciones para su libro. Encontró siete rasgos del corazón humano que influyen en nuestro bienestar. Entre ellas se encuentran:

  1. Ser firme y tranquilo significa tener un corazón tranquilo, listo para enfrentar una situación determinada.
  2. Sabiduría. El corazón tiene sabiduría. Confiar en el corazón significa saber qué hacer en tiempos de incertidumbre.
  3. Estamos abiertos a nuevas experiencias e ideas cuando tenemos una mente curiosa. Somos capaces de crecer.
  4. ¿Estamos rotos o estamos enteros? Todavía podemos estar enfermos y estar completos, y podemos estar quebrantados y completamente sin enfermedad. En su lugar, deberíamos ver lo que significa florecer y prosperar como ser humano.
  5. No todo el mundo se atreve a enfrentarse a la incertidumbre o posee el coraje de aceptar una nueva verdad sobre una creencia o sobre sí mismo. Tenemos que aprender a trabajar con nuestro miedo.
  6. El mundo es a menudo muy pesado y oscuro. Encontrar la ligereza dentro de nuestros corazones nos permite ver el mundo de manera diferente.
  7. La calidez incluye empatía, compasión y amabilidad. Debemos sanar nuestros corazones para experimentar verdaderamente la calidez de los demás y de nosotros mismos.

 Cómo reconciliar diferentes personalidades y culturas

Algunas personas son más cálidas con otras desde la infancia, abiertas y tolerantes debido a la forma en que fueron criadas. Otros son más callados y reservados, menos propensos a aceptar a los recién llegados con alegría en sus vidas. ¿Estas diferencias se basan en la cultura y las costumbres locales, o están más profundamente arraigadas en nuestra genética?

Esto plantea el viejo debate de la crianza frente a la naturaleza. ¿Nacemos amables o se nos enseña la bondad? En el pasado, se pensaba que las personas nacían de cierta manera, pero ahora creemos que la capacidad de compasión y conexión profunda existe dentro de todos nosotros.

Nuestros cerebros están programados para la conexión, y aunque heredamos nuestros genes de nuestros padres, estos no necesariamente dictan nuestro destino. Hay esperanza para todos, y todos nacemos con la capacidad de la alegría, el amor y la bondad.

Soledad en un mundo de miles de millones

Si bien podemos tener el potencial de la compasión, muchos de nosotros también experimentamos ansiedad y depresión, a menudo impulsadas por la soledad. Sin conexión social, nos enfermamos.

El primer paso para curar la soledad es sentirnos cómodos estando solos y desarrollando una relación con nosotros mismos. No deberíamos necesitar a otra persona para sentir pertenencia y conexión. Podemos desarrollar la autocompasión y ser amables con nosotros mismos primero.

En segundo lugar, podemos trabajar para conectarnos con quienes nos rodean. Podemos empezar por construir puentes sociales a través de conversaciones y experiencias compartidas. Es posible que descubramos que las personas que pensábamos que eran extraños son en realidad nuestros amigos disfrazados.

En tercer lugar, también debemos recordar que debemos cuidar nuestra salud física. Esto significa encontrar formas de dormir lo suficiente, hacer ejercicio regularmente y comer alimentos de calidad para mantener nuestros cuerpos y mentes felices y saludables.

Por último, debemos tomarnos un tiempo para nosotros mismos y hacer actividades que nos traigan alegría. Ya sea tocando un instrumento, leyendo un libro o haciendo yoga, relajarse puede mejorar drásticamente nuestro bienestar y salud mental.

Construir un sentido de conexión para aumentar la productividad y la felicidad

Cuando apoyamos un sentido de conexión entre nuestros colaboradores y quienes nos rodean, les permitimos sentir un profundo sentido de significado y conexión con su trabajo. La productividad aumentará inevitablemente.

La última encuesta de McKinsey mostró que tener un sentido de significado y propósito era tan importante como ganar dinero. Muchas personas están buscando su propósito de vida, entonces, ¿cómo encontramos este propósito y cómo encontramos significado en nuestro trabajo?

En lugar de creer que solo tenemos un propósito (lo que podría encasillar nuestro potencial y ambición), deberíamos verlo de otra manera. ¿Y si tenemos muchos propósitos posibles en la vida? ¿Y si cambian y se adaptan a medida que cambiamos y crecemos?

Podemos tener propósitos a corto plazo para el aquí y ahora y propósitos a largo plazo que se extiendan por décadas. Tal vez algunos de nuestros propósitos son demasiado grandes para abordarlos todos a la vez. Es posible que deban dividirse en tareas más pequeñas para que las logremos una por una.

Al reconocer que nuestro propósito está en constante evolución, podemos usarlo como motivación y dirección. Cuando tenemos un sentido claro de nuestro propósito en la vida, podemos abordar cada tarea con confianza y entusiasmo y recordar momentos en los que sentimos alegría, conexión con los demás y bien con lo que estamos haciendo.

El mundo laboral moderno debe cambiar

Así como nuestro propósito puede cambiar y cambiar, también lo hace la definición moderna de trabajo. La IA, el avance de la tecnología y el envejecimiento de la fuerza laboral nos obligan a repensar y redefinir el trabajo. El mundo moderno del trabajo nos roba a muchos de nosotros las alegrías que se encuentran mientras trabajamos, centrándonos en cambio en exprimir hasta la última gota de productividad y ganancias.

Las ideas del Dr. Fisher revelan una profunda verdad: que mejores corazones crean mejores líderes. La conexión entre nuestros corazones físicos y emocionales innegablemente da forma a nuestras perspectivas, respuestas y relaciones.

Si bien el mundo de los negocios puede haberse centrado tradicionalmente en las ganancias y la competencia, es hora de adoptar un nuevo enfoque que enfatice la empatía, la compasión y la confianza. Al desarrollar la metacognición y ser conscientes de nuestras emociones, podemos cultivar la bondad dentro de nosotros mismos y extenderla a los demás, fomentando en última instancia un sentido de interconexión y pertenencia en nuestros equipos y organizaciones.

Este cambio hacia la compasión en el liderazgo no solo promueve una sociedad más saludable y feliz, sino que también aumenta la productividad y el propósito en el lugar de trabajo. A medida que avanzamos, recordemos que no somos solo cerebros en un mundo competitivo, sino seres con corazones compasivos. Es hora de redefinir el éxito y el liderazgo, cambiando nuestro enfoque de los meros logros al bienestar de las personas y las comunidades.

No rehúyamos los desafíos que tenemos por delante, sino que los enfrentemos con el corazón abierto, fomentando una cultura de bondad y confianza en todo lo que hacemos. Juntos, podemos construir un mundo en el que los mejores corazones realmente creen mejores líderes.

Últimas Publicaciones

Blog

En busca de un propósito

Todas las organizaciones tienen y se deben a un propósito, el tenerlo es importante y el que sus colaboradores lo…

Leer Más
Blog

Invertir en salud preventiva, una estrategia empresarial inteligente

Ofrecer beneficios voluntarios centrados en la salud preventiva ayuda a las empresas a demostrar su compromiso con el bienestar de…

Leer Más
Blog

¿Cuál es la diferencia entre salud mental y emocional y por qué es importante para su fuerza laboral?

La salud física ha sido durante mucho tiempo un enfoque principal de muchos programas de bienestar en el lugar de…

Leer Más